27 diciembre 2006

Preguntas Benítez

Acá está el agente Benítez, posando junto a una motocicleta BMW con sidecar. Una belleza antigua. Según le contaron a Benítez su abuelo, que también fue hombre de la fuerza (de hecho era zorro gris) andaba en una de estas. Parece que era el que iba en el carrito haciendo boletas. ¿Será posible?

22 diciembre 2006

Temeridad Benítez

Son bravos los caminos del Gran Buenos Aires. Miren lo que apareció en una alcantarilla bonaerense después de la última tormenta. De todos modos el agente Benítez nos demuestra en esta fotografía que no le tiene miedo a nada. ¡No se haga el canchero, Benítez!

19 diciembre 2006

Benítez en paz


El agente Benítez tuvo algunos problemas con la ley (mire usted qué paradoja). Pero ya está solucionado. Por suerte apareció un amigo sindicalista metalúrgico y le arregló todo. Le dijo que quizá algún día necesite un favor de él, de Benítez, y que en tal caso él, Benítez, deberá responder. Aunque quizá ése día no llegue nunca, quién sabe. El tema es que Benítez le dijo que sí y el sindicalista solucionó todo con un par de llamados telefónicos... cuidado, Benítez...

15 diciembre 2006

¡Coraje, Benítez!

El agente Benítez se está haciendo el guapo y no permite que el sargento Cabral se lo lleve preso. Por eso el milico pidió refuerzos a los granaderos. ¡A punta de pistola se lo tienen que llevar! ¡Pida hablar con un superior, Benítez!

14 diciembre 2006

Epa, Benítez, y esto?

El sargento Cabral, soldado heroico, llega hasta el desierto de Nuevo México para detener al noble agente Benítez, que todavía está por allí. ¿Por qué lo quiere detener? Lo acusa de traición a la Patria. De haber trabajado para el imperio estadounidense. Y por eso pretende traerlo de regreso caminando para meterlo tras las rejas. ¿Es éste el destino de los grandes? ¡Explíquese, Benítez! ¡Vea cómo lo amenaza con el sable ese milico gorilón!

11 diciembre 2006

La astucia de Benítez

El agente Benítez engañó a los imperialistas que lo contrataron. Querían que expulsara a los mexicanos que entran ilegales a los EEUU, y el buen Benítez tomó esta decisión: escondió a los mexicanos en territorio norteamericano y les dijo a los rangers de la frontera que los había echado. En premio por su buen trabajo, los imperialistas le regalaron a Benítez esta hermosa motocicleta Indian que perteneció... Claro, amigos, a Juan Domingo Perón. Durante muchos años la tuvo un coleccionista privado y ahora vuelve a manos peronistas gracias a nuestro impertérrito agente de tránsito. ¡Usted sí que es un groso, Benítez, vuélvase al pago con esa joya!

07 diciembre 2006

Benítez y los ilegales

El agente Benítez cumple funciones en Norteamérica a pedido de sus gobernantes. Le encargaron que vigilara la frontera sur para que no se cuelen más mexicanos. Benítez llegó e invitó gentilmente a un grupo de ilegales a volver a México; pero ellos resultaron ser alegres latinoamericanos, como Benítez, y se pusieron a tocar rancheras y corridos con sus instrumentos.
Benítez está dudando... ¿está bien actuar contra estos hombres que sólo buscan un futuro mejor? Piense rápido agente, que están por llegar los rangers gringos para ver si cumplió la misión que le encargaron...

04 diciembre 2006

Vienen por Benítez!



Este señor que usa los calzoncillos afuera del pantalón vino a buscar al agente Benítez para encargarle una tarea súper secreta en los EEUU. Como nuestro querido agente estuvo de vacaciones y anda sin un peso, aceptó el trabajito y se fue para allá con el muñeco. Cuidado, Benítez, que los gringos son traicioneros...

29 noviembre 2006

Los paseos de Benítez

Benítez descansando en Mardel, solcito, paseos por la peatonal, cornalitos por la noche, quizá alguna fichita en el casino... ¿y si llueve? ¿Adónde podía ir nuestro querido defensor del bien, la justicia y las causas nobles? Al puerto, por supuesto, a visitar esas nobles máquinas de mar que tan bien han custodiado nuestra frontera Este por décadas y décadas. ¡Emoción, Benítez!

26 noviembre 2006

La foto de Benítez

El prestigioso agente Benítez nos envió esta foto desde su lugar de descanso. Usted sí que la tiene clara, agente. Mardel fuera de temporada es lo más grande que hay. Además, cuántos niños peronistas conocieron el mar gracias a Evita en esta misma ciudad!
El hotel del sindicato es con pensión completa y por lo que se ve en la foto el clima lo está acompañando, ¿qué mas se puede pedir?
Coma muchos cornalitos y... cuidado en el casino, Benítez, no se gaste todo!

23 noviembre 2006

Benítez necesita meditar


El agente Benítez anda un poco cansado. Finalmente no se animó a encarar a la bella policía que dirigía el tránsito. Este año fue un poco bravo para nuestro héroe. Al final se quedó sin novia y sin auto. Y agotado porque nunca se recuperó de su viaje al Mundial, donde sirvió a las fuerzas del orden europeas.
Benítez está pensando seriamente en tomarse unos días, y para eso eligió un destino bien peronista... ¿A qué otro lugar podría ir?

21 noviembre 2006

Qué bombón, Benítez!

El noble agente Benítez todavía no decidió qué auto usado se va a comprar. Salió a caminar un rato para despejar la cabeza y de pronto... ¡Pero qué belleza, Benítez! ¿¿Quién es esta hermosa agente de otra comisaría que dirije el tránsito en la esquina?? ¡Encare, Benítez! ¡Pídale la hora!

17 noviembre 2006

¿Che, y éste?

A Benítez le ofrecieron este auto usado. Le dijeron que si lo lleva le dan de regalo una sirena con imán para pegarle al techo en caso de urgencia policíaca. ¿Qué tal? ¿Cómo resistirse a eso, Benítez?

16 noviembre 2006

Benítez sigue dudando

El prestigioso agente Benítez sigue buscando vehículo. Ahora los gitanos le ofrecieron esta chata. Una Chevrolet 65... es que Benítez es hincha del chivo, como se sabe. Ah, la linda coupé naranja que tenía nuestro héroe está ahora en manos del comisario Rodríguez, su superior. El comi se la pidió prestada y todavía no se la devolvió. ¿Qué tal la camioneta? Decida, Benítez!

13 noviembre 2006

La duda de Benítez

El agente Benítez está por cambiar de auto. Claro, un agente de tránsito bonaerense no cuenta con mucho dinero para eso, por eso está buscando algo... humilde. Al menos en lo que hace a costos. Sus amigos gitanos le ofrecieron este Plymouth del 71. Tiene caja de cambios de Renault 12 y equipo de GNC. ¿Estará bien?

09 noviembre 2006

El triunfo del bien



Ahora sí. El agente Benítez y el robot justicialista le han dado su merecido al monstruo mecánico y capitalista que los amenazaba. La máquina agoniza en el piso ante la mirada impávida de nuestros héroes. A los enemigos ni justicia, Benítez!

06 noviembre 2006

Benítez y El Pocho en combate


Y se desató el combate nomás.
El agente Benítez y El Pocho, el robot justicialista, la emprenden contra la máquina danzante, capitalista y asesina que los amenazaba.
El eficaz agente Benítez se dedica a morderle las rodillas. Y El Pocho... procede a descerebrar a su contrincante (una buena técnica peronista).
Castigue, Benítez! Demuéstrele a ese latoso fabricado en Taiwán que con usted no se bromea! Que sepan los que lo enviaron que por cada uno de nosotros caerán cinco de ellos!

05 noviembre 2006

Benítez y la ayuda peronista

El inefable agente Benítez es atacado por un malvado robot ecologista enviado por sus enemigos para destruirlo. Mientras la máquina asesina danzaba frente a él, con el poder de su mente Benítez convocó a Pocho, un robot peronista diseñado por científicos justicialistas en 1946 y oculto desde entonces en un laboratorio secreto. Pocho llega inmediatamente y se apresta a entrar en lucha con nuestro héroe, no sin antes saludarlo. Porque todos sabemos que para un peronista, no hay mejor amigo que un robot peronista!

01 noviembre 2006

Benítez contra los robots


El agente Benítez se enfrenta a uno de sus enemigos más poderosos. Un robot danzante que intentará destruirlo. Con aplomo bonaerense, por ahora lo está midiendo.

30 octubre 2006

Ortodoxia Benítez en la F1

¿Ortodoxia pedía el pueblo? Pues bien, vean si esto no es ortodoxia... Una instantánea que nos muestra al agente Benítez (padre) deteniendo al mismísimo Juan Manuel Fangio por exceso de velocidad con su Maserati en pleno Gran Premio 1957.
Apréciese cómo el corredor se está calzando bien los guantes para darle una tunda al agente. Sépase también que por tratarse de un ícono del deporte peronista, Benítez aceptó la zurra sin chistar. ¡Eso es lealtad, Benítez!

25 octubre 2006

24 octubre 2006

Volvieron las adivinanzas Benítez!


Qué triste está el agente Benítez con todo lo que sucede... Cómo han vulnerado la memoria del General... cómo se burlan de sus enseñanzas... ¿A quién se le ocurre que dos tipos que se proclaman seguidores del movimiento justicialista se hagan llamar "Madonna" o "Batata"? Es tan poco serio...
Por eso nuestro intachable servidor de la ley nos acerca nuevamente un juego. Poesía para los más chicos, para los niños, que son el futuro que barrerá con la escoria... porque los únicos privilegiados son ellos. ¡Eduque, Benítez!

17 octubre 2006

Benítez y la lealtad

Hoy es un gran día para el pueblo peronista. Por eso el agente Benítez quiere acercarnos esta fotografía de su padre en un momento histórico. Una de las pocas imágenes del General con su jefe de custodia en la época de oro. Nostalgia, Benítez, no reprima la lágrima!!

13 octubre 2006

Benítez en Lemans, revolution

Y tenía que pasar, Benítez!
Nuestro querido agente, aquella tarde, no se corrió de la pista apasionado con ver a los bólidos de cerca. Y los bólidos lo tuvieron que esquivar. Y así terminaron. Los bólidos y la carrera. ¡Qué tarde aquella, Benítez! ¡Cómo se acuerdan de usted en Le mans!

11 octubre 2006

Benítez en Le mans, reloaded



¡Qué emoción, Benítez! ¡Un agente de la ley en plena largada de Le mans! ¡Qué gusto! ¡Qué rugir de motores! ¡Córrase, Benítez, que los bólidos ya despegan!¡Deje de indicarles la dirección del tráfico!

10 octubre 2006

Benítez en Le mans


Ah, qué tiempos aquellos en los años '60... qué doradas épocas para el agente Benítez... la etapa europea, como se recuerda en la institución aquella época.
El padre del agente Benítez, es decir nuestro protagonista por estos días, visitó al autódromo de Le mans y allí se tomó esta fotografía.
Claro, ser custodio del General Perón le permitió darse algunos gustos, como entrar a boxes...
qué tiempos agente, qué tiempos! ¡Y las otras fotos que guarda este rollo!

05 octubre 2006

Benítez padre, sí, sí.

Amigos de Benítez,
ustedes han solicitado imágenes de la época en que nuestro querido agente de tránsito estudiaba en la academia de policía. Eso está en trámite. Pero podemos seguir ofreciendo parte del archivo de su padre, el otro agente Benítez. Son particularmente atractivas sus fotos de la década del 60 cuando fue a la carrera de Le Mans, en la época en que custodiaba al General Perón en Puerta de Hierro...
¿Las mandamos?

03 octubre 2006

Expedientes Benítez reloaded

Bien, queridos fans del agente Benítez, seguimos entregando pura emoción para el recuerdo. Ante todo, nuestro noble servidor de la ley desea avisarles a todos que aquel Ford Falcon junto al cual posó su padre era color cremita, no verde. Tranquilos con eso.
Es más. En esta foto del mismo catálogo de 1963, el padre de Benítez nos muestra algunas diferencias entre un Falcon para personas decentes y un Falcon para personas inmundas.
Por ejemplo, como señala el agente, las personas de bien andan en autos CON patente. Y había más...


Los baules grandes y amplios, como el de este Ford, son para llevar muchas valijas al salir de vacaciones con la familia; NO para otras cosas. En fin... ¿Quién duda que la familia Benítez siempre bogó por la paz, el orden, la tolerancia, la honradez, etc.? Pero con los jefes que han tenido... Madre mía...

Pero no hemos de empañar la intachable trayectoria de los Benítez. Que persista en la memoria esta última imagen, la más picante, donde Benítez explicaba lo espaciosos que eran los asientos del Ford Falcon para interactuar con señoritas! ¡Epa, Benítez, su padre resultó ser un picarón!

28 septiembre 2006

Expedientes Benítez

El blog del agente Benítez se complace, una vez más, en compartir su archivo con nuestros lectores. En esta ocasión les acercamos una campaña publicitaria que realizó el padre del agente Benítez en 1963.
Contratado por Ford Motors Argentina, aquel leal servidor del orden fue el encargado de presentar el desembarco en nuestro país del legendario Ford Falcon.
La serie de fotografías fue publicada en los más prestigiosos medios gráficos de la época.
La imagen que vemos aquí fue además portada del manual del propietario en una edición limitada del modelo. Ampliaremos y... qué historia la suya, Benítez!

25 septiembre 2006

Benítez y los lunes

Ahá. Día lunes. El agente Benítez de servicio, cómo siempre. Y vean lo que tiene que hacer. Benítez detiene a un jovencito fanático de la música electrónica que pasea por ahí en su auto tuneado sin darse cuenta de que el fin de semana ya terminó.
Tantas pastillas de colores tomó el muchacho que así quedó, como ven en la foto, buscando algún boliche abierto para seguir sus 48 horas sin dormir. ¡Y al volante!
¡Desintoxicación, Benítez!

21 septiembre 2006

Benítez indignado!

El automóvil mexicano que se maneja solo y a los saltos ofende a nuestro querido agente Benítez. Además de no acatar su orden de detención, pasa a su lado, eleva la cola y le arroja un gas. Es esto posible!? Pínchele una rueda, Benítez!

18 septiembre 2006

El enigma de Benítez

El agente Benítez está intrigado. Se topó por la calle con un automóvil que parece manejarse solo. Por si esto fuera poco se la pasa dando saltos sobre sus ruedas delanteras... Y además tiene patente mexicana... ¿Está usted bien, Benítez? ¿No estará trabajando demasiado? ¿Hay posesión demoníaca?

13 septiembre 2006

El coraje de Benítez

El agente Benítez y su ayudante, Lee, acaban de detener a dos bravos piratas del asfalto. Uno se había robado un camión con juguetes y el otro uno con motocicletas en la mismísima ruta 66, en los Estados Unidos. Desde allí los habían bajado hasta el sur. Vea lo que son los cacos de hoy día, Benítez, ni fronteras reconocen!
Por suerte nuestro agente les dio la voz de alto y su ayudante los amenazó con rebanarles los neumáticos con su katana.
Los piratas ya están tras las rejas y Benítez y Lee se fotografían con la evidencia.
¡Así se hace, Benítez!

11 septiembre 2006

Benítez, Lee y un berretín

El agente Benítez, como todos saben, tiene un ayudante. Es Lee, el hijo del dueño del supermercado chino donde compra nuestro querido agente. El padre de Lee le pidió a Benítez que encausara al jovencito en la senda del bien, y eso es lo que hace siempre nuestro amigable defensor de la ley.
Benítez y Lee (hijo) son fanáticos de los autos, y Benítez considera que la cercanía con Lee le ha permitido aumentar su caudal de conocimientos sobre vehículos. Por ejemplo, aquí Lee le enseña a Benítez cómo es una típica coupé japonesa clásica de los años '70. Con volante a la derecha y todo. Japonesa ciento por ciento. Ustedes sí que la pasan bomba, Benítez! ¿Tiene estéreo o magazine?

04 septiembre 2006

Los juegos de Benítez

Muchos le tienen miedo a Chiquito, el carnicero amigo del agente Benítez. Pero para demostrar que Chiquito es un buen tipo, cuando tienen un rato, hacen este juego frente a las personas: el carnicero abre la boca y el agente Benítez le introduce la mano hasta la garganta y la saca sin perder un solo dedo. ¡Qué ternura, Benítez!

Benítez y Chiquito

El agente Benítez nos presenta a Chiquito, el carnicero de su barrio. Chiquito es un ex convicto que cumplió sentencia por asesinato. Pero como siempre se portó bien en la cárcel, lo dejaron salir. Puso una carnicería y se hizo amigo del agente Benítez. El único problema es que Chiquito es alcohólico y cuando se toma unas copas de más se pone un poco raro. De todos modos, eso a Benítez no le importa. ¡Reinserción social, Benítez!

31 agosto 2006

La necesidad de Benítez

Por sorpresa el agente Benítez se encontró con el monumento al rockero desconocido, una estatua que le gustó mucho. Pero como hace 18 horas que está trabajando en la calle y durante ese lapso no pudo orinar, no tiene más remedio que volcar sus líquidos a los pies del músico. Qué le va a hacer Benítez, la necesidad tiene cara de hereje. Igual no lo ve nadie. Cuando se cruce con un rockero por la calle le pide disculpas en nombre de la institución y listo. Evacúe, Benítez!

28 agosto 2006

Benítez y la sorpresa de los honestos


El agente Benítez nunca se pregunta qué puede hacer su país por él, sino qué puede hacer él por su país. A su habitual jornada de trabajo dirigiendo el tránsito 12 horas en una esquina decidió sumarle un turno y trabajó 18 horas corridas sin cobrar horas extras. El problema es que se hizo de noche y nuestro querido agente se quedó sin colectivos para volver a casa, por eso tuvo que regresar caminando. Pero a Benítez no le importa. Sabe que los que hacen el bien siempre son recompensados. Como ahora, que volviendo al hogar a pie se topó con este monumento al rockero desconocido en un desolado camino provincial. Vea qué bonito es. Disfrútelo, Benítez!

25 agosto 2006

Benítez indignado


Pero vean cómo son las cosas, piensa Benítez. ¿Uno se ausenta del pago por unos días y ya empieza a pasar cualquier cosa? De recorrida por una plaza municipal el agente Benítez se topa con esta escena aberrante. Una mujer madura manoseando a un niño. Y no es que Benítez esté contra las gordas (por cierto le guarda un grato cariño a Berta, una gorda muy parecida a esta con la que Benítez debutó en su pueblo natal), pero no en la plaza, caramba! Si no fuera porque la mujer le recordó a la gorda Berta los metería presos a los dos. Marchando rapidito y sin chistar. ¡Habrase visto!

21 agosto 2006

Benítez agradece

En agradecimiento porque le salvó la vida, el agente Benítez ayuda al loco Braulio a poner a punto su coche. Usted pise el acelerador, Braulio, que en el motor están las manos mágicas de Benítez. Ay, agente, qué amigos tiene usted!

¡Benítez a salvo!

Justo cuando el agente Benítez era atacado por una criatura bonaerense que pretendía comerle el cerebro, apareció, a 190 km/h, el loco Braulio en su cupé Dodge y atropelló a la bestia. Benítez lo vio venir con el rabillo del ojo y alcanzó a correrse a un costado del camino para no correr la misma suerte que la criatura. Es que con el loco Braulio nunca se sabe… Al muchacho le faltan algunas luces y lo único que hace día y noche es arreglar su auto. Pero a Benítez le tiene afecto, y eso nuestro agente lo sabe. Gracias, Braulio! Y por haber colaborado con la ley, esta vez Benítez no te multará por exceso de velocidad.

16 agosto 2006

¡Benítez en peligro!

A la vera de un río contaminado, el agente Benítez es atacado por uno de los pobladores de la zona. El mutante ha perdido la capacidad de raciocinio y sus fuerzas superan a las de nuestro agente favorito. Benítez cae al suelo aplastado por el peso de la bestia. ¿Logrará salvarse? ¿O será éste el fin del intrépido agente Benítez? ¡Alguien haga algo!

¡Benítez atacado!


El intachable agente Benítez es atacado por un bonaerense contaminado. El pobre hombre ha sufrido mutaciones por vivir al lado de una fábrica y ahora sólo puede beber sangre pura, como la de Benítez. Para colmo nuestro querido agente no quiere golpearlo porque sabe que el infeliz no es culpable de su suerte... Pero cuidado, Benítez, que la cosa se puso fea!

14 agosto 2006

Benítez y los mutantes

El agente Benítez anda de patrullaje por un barrio cercano a un río contaminado. Los habitantes de la zona han sufrido unas pequeñas mutaciones, pero nada que impida que prospere la industria nacional que se asienta en la zona. Ojo, Benítez, que ése de ahí lo miró medio raro…

11 agosto 2006

El ayudante de Benítez


El intachable agente Benítez nos presenta a Lee, un joven asiático que lo acompaña de tanto en tanto en sus recorridas por las calles bonaerenses.
Lee, cuyo nombre de pila nadie conoce, es el hijo del chino Lee, del autoservicio al que suele ir Benítez. Como el chino Lee andaba preocupado porque su hijo se la pasaba con los videojuegos sin salir de los fondos del local, le pidió ayuda a Benítez. Y nuestro servidor de la ley, por supuesto, no pudo negarse.
Por eso cada tanto Lee (hijo) acompaña al agente Benítez para ejercitar los músculos y combatir al crimen.
Hay que agregar que Lee (hijo, aunque padre también) es experto en algún tipo de arte marcial con palos que Benítez no alcanza a identificar, pero que nunca está de más cuando el mal acecha. Y, lo más importante, Lee (hijo) ya le confesó a Benítez que está pensando seriamente en seguir la carrera de policía. ¡Eduque, Benítez! ¡Integración!

09 agosto 2006

La tentación de Benítez

El intachable agente Benítez anda persiguiendo a unos vendedores de pasta base. Los corretea hasta que los malandrines se meten en un desarmadero clandestino de autos. Benítez está en una encrucijada. ¿Sigue persiguiendo a los malechores o avisa al comando que acaba de encontrar un desarmadero ilegal? Mientras piensa en eso, detecta entre la montaña de chatarra un farolito que le vendría muy bien para su Chevy. Los vendedores de pasta base se escapan y los dueños del desarmadero también. Pero qué lindo farolito se consiguió el agente. ¡Eso es suerte, Benítez!

07 agosto 2006

Correción Benítez

Apostado en su esquina, el agente Benítez dirige el tránsito. Contento de verlo de vuelta en el barrio, un niño fumador de paco se acerca y le ofrece unos saques. No, querido. Benítez no acepta prebendas. Nuestro agente favorito rechaza el ofrecimiento e invita al niño a que deje de fumar porquerías. A lo suyo, Benítez!

04 agosto 2006

Benítez y la pasión

Aquí lo tienen a Benítez, lagrimeando frente a un verdadero bólido de los caminos. El agente Benítez, como corresponde, es hincha de Chevrolet y cada vez que ve pasar a un Chevy entra a moquear… No hay nada que hacerle, agente, mucho primer mundo pero estas cosas sí que en Europa no se consiguen. Hizo bien en volver!

02 agosto 2006

Benítez a la carga (SE PUEDE COMENTAR OTRA VEZ!!!)

Ahhhhhh, qué gusto para el agente Benítez pisar otra vez las calles bonaerenses.
En Europa todo muy lindo, pero el placer de volver a estar en avenidas llenas de baches, de volver a ver a los Renault 12 break con GNC, de respirar nuevamente el caño de escape de un Peugeot 504 destartalado mientras suenan los bocinazos… Eso sí que no tiene comparación. Y es que uno siempre llevará encima la marca del lugar donde nació. La marca del orillo que le dicen. Pero no se ponga nostálgico y… a trabajar, Benítez!

28 julio 2006

Volvió Benítez!


El agente Benítez está otra vez en suelo patrio. Se muere de ganas de volver a dirigir el tránsito en los más complejos cruces provinciales. Pero su viaje a Europa lo catapultó a la fama y el mismísimo interventor de la Policía Bonaerense lo mandó llamar a su despacho para que cuente cómo le fue con lujo de detalles. Ilustre, Benítez! Leyenda!

Herencia Benítez


Como el pasaje de regreso del agente Benítez a la Argentina lo sacaron los mandos bonaerenses, nuestro infatigable amigo deberá cumplir un periplo un tanto extenso; porque así era el itinerario del ticket aéreo más barato: salida de Frankfurt con destino a Buenos Aires, previas escalas en Roma, Tenerife, Ciudad del Cabo, Ottawa, Río de Janeiro y Asunción, en ése orden. Pero no desesperen.
Mientras Benítez regresa compartiremos con ustedes una joya de nuestro archivo.
Esta fotografía nos muestra al abuelo del agente, que en los años 40 vivió en Nueva York, posando junto al vehículo de Batman, de quien dicen fue gran amigo. Una prueba más de que el amor del Benítez por servir a la ley es genético. Más familias como la suya
necesitamos en este país, Benítez!